La Jaraba: paraje con historia

La Jaraba se encuentra sobre el paraje histórico del mismo nombre, entre los términos de Villarrobledo y el Provencio, en pleno corazón de La Mancha. Pocas fincas o pagos pueden presumir de una historia tan rica como La Jaraba; asentamientos del Paleolítico se han encontrado en la ribera de Valdelobos que cruza la finca. El hallazgo de bifaces, hendedores, limazas y raederas demuestra que en estas tierras ya existían hombres y mujeres que trabajaban para su mantenimiento aprovechándose de la riqueza de la finca. Estudios han demostrado que dicha existencia se sitúa en el “Achelense Superior Final” con “Micoquiense” (Estudio de José Luis Serna López), como así se constata de los descubrimientos arqueológicos, el más importante yacimiento de la región (Museo Arqueológico Provincial de Albacete).

Pago de La Jaraba: la apuesta por la identidad

Es posible que LA JARABA pudiera ser uno de esos campamentos al aire libre dónde abundaba la pesca, la caza y las frutas silvestres. Según se acepta, comúnmente, JARABA es un término de origen árabe que significa “agua o bebida abundante”.

Es posible que la finca fuese uno de los múltiples humedales o lagunas existentes, hoy desaparecidas, aptas para la subsistencia de grupos de homínidos basadas en una economía cazadora y recolectora. De hecho, es posible que, según F.J. Escudero Buendía, haya sido, durante milenios, “uno de esos sitios con suficiente personalidad propia” como para haber albergado población humana durante extensos períodos. Las principales herramientas recuperadas en LA JARABA son bifaces de cultura Achelense, que han fascinado a profesionales como Juan Luis Arsuaga, para el que “son pequeñas obras de arte de la Ingeniería”.

Ya en los albores del siglo XXI, la finca cambia de propietario, el cual revoluciona el sistema productivo de la finca y, concretamente, recupera y mejora la viña, olivo y explotación ganadera para LA JARABA, construyendo una bodega, quesería y almazara en la misma finca con la idea de convertirla en una explotación agroalimentaria integral, con el claro objetivo de engrandecer la calidad de los productos por los que antaño era reconocida la finca o Pago de La Jaraba.

Hoy en día, en Pago de La Jaraba se cuidan al detalle todos los procesos involucrados en la obtención de sus vinos, quesos y aceites… desde el abono orgánico del viñedo complementado con una vendimia en verde que busca obtener la mayor calidad y finalmente la madurez deseada de aquellos racimos seleccionados… hasta la alimentación del ganado con cultivos propios y un escrupuloso proceso de extracción en frio en los Aceites de Oliva Virgen Extra elaborados en la finca.

Nuestro Compromiso

Los años de desarrollo y pruebas que hemos invertido en nuestros productos nos permiten poner en el mercado Vinos, Quesos y Aceites de gran calidad.

Pago de La Jaraba distribuye actualmente sus productos en más de 30 países y posee relaciones comerciales con los principales distribuidores del ‘mundo gourmet’, proporcionando a sus socios soluciones creativas y personalizadas, iniciativas conjuntas de marketing y un sitio web internacional en diversos idiomas diseñado para ofrecer a los clientes de LA JARABA acceso sencillo a la información sobre el pago y sus productos.

Las Marcas: el compromiso con la calidad

LA JARABA como finca cerrada bajo una misma linde, desarrolla sus cultivos y explotaciones sin injerencias de otras colindantes; permitiendo una unidad en lo agronómico y, sobre todo, en su planificación. Debemos entender el Pago como un lugar-enclave de tierra situado en suelos de condiciones extraordinarias y con microclimas que favorecen el crecimiento de un determinado tipo de cultivos, los cuales desarrollan una mejor calidad y potencian sus cualidades, dando lugar a productos que se distinguen de los de otras zonas que les avecinan por su personalidad y estilo.

Los años de desarrollo y pruebas invertidos en los productos de La Jaraba, permiten poner en el mercado Vinos, Quesos y Aceites de gran calidad, siempre bajo las marcas propias PAGO DE LA JARABA, LA JARABA, VIÑA JARABA y AZAGADOR, proporcionando a socios y clientes soluciones creativas y personalizadas, iniciativas conjuntas de marketing y un sitio web internacional en diversos idiomas diseñado para ofrecer a los clientes acceso sencillo a la información sobre el pago y sus productos.